Micropilotes

El micropilote es un elemento de cimentación de forma cilíndrica que se coloca dentro de una perforación de diámetro variable, entre los 110 y los 220 mm, armado con un tubo de acero de alto límite elástico que se inyecta una lechada de agua y cemento tanto en su parte interior como el exterior (recubrimiento).

A diferencia de los pilones, los micropilotes son muy efectivos por la gran facilidad de ejecución en espacios reducidos y por la posibilidad de perforar cualquier tipo de terreno mediante diferentes sistemas.

El diseño de las cimentaciones profundas para micropilotes se presentan en agrupaciones que acaban empotradas dentro de un encepado. Este diseño se basa en las características del terreno (estudio geotécnico) y las cargas que suponen. En el proyecto correspondiente nos indicará el empotramiento del micropilote dentro del nivel del subsuelo (estrato) deseado, por tanto la profundidad de los micropilotes depende de la profundidad de los estratos superficiales, que son menos favorables para transmitirles las cargas de la cimentación.

En cuanto a los micropilotes realizados para la contención de un talud o bien para una futura excavación de uno o varios sótanos se van colocando verticalmente, uno al lado de otro con una separación que vendrá marcada en el proyecto de referencia así como su profundidad, que será la de los taludes a contener más el empotramiento requerido.

Habitualmente en las pantallas de micropilotes se colocan anclajes en varios puntos de la pantalla para evitar un hipotético colapso de la misma.

En los casos de contenciones especiales las características del terreno (empujes externos, cohesión, …) y la situación del solar respecto a su entorno (vecinos, carreteras, aljibes, sótanos…) son factores que influyen directamente al diseño del proyecto.